Intercambiar y Fortalecer desde la Base (IFB)

Intercambiar y Fortalecer desde la Base (IFB): Un proceso de intercambio de saberes para el manejo de la fertilidad en suelos agrícolas.

La iniciativa denominada Intercambio y Fortalecimiento desde la Base (IFB), es un programa que reconoce, valora y promueve el intercambio de saberes sobre el manejo da la fertilidad en suelos agrícolas de los pequeños productores de café y maíz, con un enfoque de salud del suelo. La propuesta articular a todos los agentes sociales –campesinos, promotores, cuerpos técnicos, organizaciones, investigadores y asesores involucrados, para responder las necesidades de los pequeños productores y brindar de forma organizada un piso de asesoría y acompañamiento permanente y eficaz que fortalezca y desarrolle las capacidades de los productores para el manejo de la fertilidad de suelos y la optimización del ciclo del agua dentro de los sistemas de cultivo familiares, en términos de asegurar sus medios de vida en el tiempo, pero también de forma inmediata.

El IFB inicia en el 2019 como parte del programa Agua y Suelos para la Agricultura (ASA) el cual es implementado en México desde el 2016.  Esta iniciativa fue impulsada de  manera conjunta en el estado de Oaxaca por el Grupo Autónomo para la Investigación Ambiental (GAIA) y Catholic Relife Service (CRS) en coordinación con 4 organizaciones. Actualmente este programa lo integran 12 organizaciones y se ha reproducido la experiencia en los estados de Chiapas y Puebla, cabe mencionar que la iniciativa IFB parte del modelo de Formación de Formadores el cual ha sido promovido por CRS en varios países de Centroamérica (GWI,2014).

Figura1. Esquema de implementación del IFB en Oaxaca México.

EL IFB trabaja sobre un modelo de escalamiento de conocimientos, apoyándose en las capacidades institucionales instaladas en las organizaciones y a partir de ellas promover la replicación social como base aumentar y mejorar la cobertura del programa. La construcción de saberes con los cuerpos técnicos y promotores a diferentes niveles de las organizaciones sitúa en primer lugar al agricultor -capacitando, como el educando principal en el contexto de la acción formativa, construyendo conocimientos locales y empíricos.

Como resultado se realizó un diagnostico participativo de los suelos, permitiendo determinar el estado de salud de los mismos e identificando las recomendaciones necesarias para la nutrición y el manejo agroecológico pertinente, finalmente el IFB genera una herramienta para el mejoramiento de la trama biológica del suelo y la prestación de servicios ambientales.

Figura 2. Modelo metodológico IFB.

Cobertura actual del programa en México.

Después un año de trabajo, el IFB se encuentra implementando en Oaxaca, Chiapas y Puebla, ampliando la cobertura a 12 organizaciones 113 municipios 423 núcleos agrarios 10,837 productores/familias 37,939 hectáreas, logrando el intercambio de saberes a 157 productores, 164 promotores y 37 técnicos.

Figura 3. Cobertura del programa IFB.

El programa ASA desde su arranque ha centrado su trabajo en fortalecer las capacidades de las organizaciones de pequeños productores sobre el tema de salud y regeneración de suelos, como base ineludible de la producción a nivel rural. Después de tres años de trabajo del programa ASA, vemos necesario hacer énfasis en el tema de la Fertilidad y el proceso de asimilación nutrimental. A través del IFB se promueve lo aprendido para que las y los pequeños productores puedan poco a poco y de forma sencilla, apropiarse de herramientas y tecnologías que les permitan un aumento gradual de los niveles de fertilidad de sus parcelas y territorios.

Finalmente consideramos que hay necesidad de contar con herramientas para la sistematización y el escalamiento de los aprendizajes con el fin de agilizar los procesos de toma de decisiones dentro de las organizaciones y familias,  que permitan incidir en las decisiones de las inversiones públicas a favor de los aprendizajes de este programa ha generado a lo largo de su trayectoria.

Nos parece que el reto en adelante, más allá de los temas a tratar, sigue siendo la sostenibilidad de los esfuerzos y estrategias locales como garantes de contar con alimentación y salud dentro de muchas comunidades rurales en México.  

Actores de Intercambio y Fortalecimiento desde la Base (IFB).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *