El proceso comunitario se proporciona como un medio que permite a un grupo de personas determinadas el control de los recursos financieros e institucionales para una mayor eficacia en su aplicación y transparencia.