Intercambiar y Fortalecer desde la Base (IFB)

Intercambiar y Fortalecer desde la Base (IFB): Un proceso de intercambio de saberes para el manejo de la fertilidad en suelos agrícolas.

La iniciativa denominada Intercambio y Fortalecimiento desde la Base (IFB), es un programa que reconoce, valora y promueve el intercambio de saberes sobre el manejo da la fertilidad en suelos agrícolas de los pequeños productores de café y maíz, con un enfoque de salud del suelo. La propuesta articular a todos los agentes sociales –campesinos, promotores, cuerpos técnicos, organizaciones, investigadores y asesores involucrados, para responder las necesidades de los pequeños productores y brindar de forma organizada un piso de asesoría y acompañamiento permanente y eficaz que fortalezca y desarrolle las capacidades de los productores para el manejo de la fertilidad de suelos y la optimización del ciclo del agua dentro de los sistemas de cultivo familiares, en términos de asegurar sus medios de vida en el tiempo, pero también de forma inmediata.

El IFB inicia en el 2019 como parte del programa Agua y Suelos para la Agricultura (ASA) el cual es implementado en México desde el 2016.  Esta iniciativa fue impulsada de  manera conjunta en el estado de Oaxaca por el Grupo Autónomo para la Investigación Ambiental (GAIA) y Catholic Relife Service (CRS) en coordinación con 4 organizaciones. Actualmente este programa lo integran 12 organizaciones y se ha reproducido la experiencia en los estados de Chiapas y Puebla, cabe mencionar que la iniciativa IFB parte del modelo de Formación de Formadores el cual ha sido promovido por CRS en varios países de Centroamérica (GWI,2014).

Figura1. Esquema de implementación del IFB en Oaxaca México.

EL IFB trabaja sobre un modelo de escalamiento de conocimientos, apoyándose en las capacidades institucionales instaladas en las organizaciones y a partir de ellas promover la replicación social como base aumentar y mejorar la cobertura del programa. La construcción de saberes con los cuerpos técnicos y promotores a diferentes niveles de las organizaciones sitúa en primer lugar al agricultor -capacitando, como el educando principal en el contexto de la acción formativa, construyendo conocimientos locales y empíricos.

Como resultado se realizó un diagnostico participativo de los suelos, permitiendo determinar el estado de salud de los mismos e identificando las recomendaciones necesarias para la nutrición y el manejo agroecológico pertinente, finalmente el IFB genera una herramienta para el mejoramiento de la trama biológica del suelo y la prestación de servicios ambientales.

Figura 2. Modelo metodológico IFB.

Cobertura actual del programa en México.

Después un año de trabajo, el IFB se encuentra implementando en Oaxaca, Chiapas y Puebla, ampliando la cobertura a 12 organizaciones 113 municipios 423 núcleos agrarios 10,837 productores/familias 37,939 hectáreas, logrando el intercambio de saberes a 157 productores, 164 promotores y 37 técnicos.

Figura 3. Cobertura del programa IFB.

El programa ASA desde su arranque ha centrado su trabajo en fortalecer las capacidades de las organizaciones de pequeños productores sobre el tema de salud y regeneración de suelos, como base ineludible de la producción a nivel rural. Después de tres años de trabajo del programa ASA, vemos necesario hacer énfasis en el tema de la Fertilidad y el proceso de asimilación nutrimental. A través del IFB se promueve lo aprendido para que las y los pequeños productores puedan poco a poco y de forma sencilla, apropiarse de herramientas y tecnologías que les permitan un aumento gradual de los niveles de fertilidad de sus parcelas y territorios.

Finalmente consideramos que hay necesidad de contar con herramientas para la sistematización y el escalamiento de los aprendizajes con el fin de agilizar los procesos de toma de decisiones dentro de las organizaciones y familias,  que permitan incidir en las decisiones de las inversiones públicas a favor de los aprendizajes de este programa ha generado a lo largo de su trayectoria.

Nos parece que el reto en adelante, más allá de los temas a tratar, sigue siendo la sostenibilidad de los esfuerzos y estrategias locales como garantes de contar con alimentación y salud dentro de muchas comunidades rurales en México.  

Actores de Intercambio y Fortalecimiento desde la Base (IFB).

“Agrobiodiversidad, la base funcional de los agroecosistemas sustentables y resilientes”.

“Agrobiodiversidad, la base funcional de los agroecosistemas sustentables y resilientes”.

En el marco del seminario internacional: “Agroecosistemas: alimento, biodiversidad y resiliencia”, el Ing. Santiago Javier Sarandón de la Universidad Nacional de La Plata impartió la conferencia: “Agrobiodiversidad, la base funcional de los agroecosistemas sustentables y resilientes”.

Sarandón menciona que la biodiversidad aporta dos elementos esenciales a la agricultura: recursos biológicos (genes) y la generación funciones (servicios), paradójicamente la agricultura es la actividad humana que más impacto tiene sobre la biodiversidad. Actualmente más del 50% de los ecosistemas terrestres son agroecosisitemas.

La agricultura moderna se caracteriza por su gran uniformidad, pese que en el mundo existe más de 50,000 plantas comestibles, el 90% de la demanda de energía del mundo está satisfecha por solo 15 cultivos (FAO) y aproximadamente dos tercios de nuestro consumo calórico es provisto por solo 3 cultivos: arroz, maíz y trigo. (Kal Gruber, Nature 2017). Lo anterior solo ha sido posible con gran costo ecológico y social.

Bajo este marco Sarandón  menciona la necesidad de pasar de una agricultura insumo-dependiente a una agricultura sustentable y resiliente basada en procesos ecológicos, donde el recurso clave es la biodiversidad.

Algunos servicios ecológicos que proporciona la diversidad biológica agrícola son:

  • El ciclo de nutrientes, la descomposición de la materia orgánica y el mantenimiento de la fertilidad de los suelos.
  • La regulación de plagas y enfermedades.
  • La polinización.
  • El mantenimiento y la mejora de la fauna y la flora silvestres y los hábitats locales en sus paisajes.
  • Mantenimiento del ciclo hidrológico.
  • Control de la erosión.
  • Regulación del clima y absorción del carbono.

En este sentido el Grupo Autónomo para la Gestión Ambiental (GAIA), trabaja en integración armónica de los sistemas productivos y usos de suelo dentro de los territorios desde hace más de 20 años. En su quehacer el rol de la agrobiodiversidad en los sistemas de producción ha sido clave para la recuperación de paisajes. Desde el enfoque de la teoría de sistemas, esta diversificación aporta elementos donde la energía del sistema converge, se disipa y distribuye, en cuanto más grande sea el número de elementos, más eficiente será el mantenimiento de la energía y los elementos de apropiación y balance serán mucho mayores.

y tu que opinas de la agrobiodiversidad?

 

Ciclo de Conferencias “Pandemia y naturaleza, un respiro. Desafíos y alternativas”

Ciclo de conferencias: Pandemia y naturaleza, un respiro.

El Ciclo de Conferencias “Pandemia y naturaleza, un respiro. Desafíos y alternativas” marca el lanzamiento del nuevo Centro de Investigación en Ecología (CIE – UNALM), del área de Ecología del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, que junto con el reconocido Centro de Investigaciones de Zonas Áridas (CIZA-UNALM), presentan como primer conferencista al Dr. Alejandro Casas Fernández, investigador titular de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Así se ve la minería en México.

 Así se ve la minería en México.

Asi se ve la minería en México. Documentación colectiva es el resultado de la convocatoria que distintas organizaciones e instituciones lanzamos en marzo de este año para reunir imágenes sobre la minería en México. Gracias a las valiosas aportaciones de quienes participaron, se consolidó este esfuerzo colectivo que visibiliza lo que las corporaciones mineras dejan en los territorios y comunidades en los que operan.

 

SICOBI y GAIA Solicitamos su apoyo y solidaridad

SISTEMA COMUNITARIO PARA LA BIODIVERSIDAD, A.C.
(SICOBI)

y el Grupo Autónomo para la Investigación Ambiental,
A.C. (GAIA)

Solicitamos su apoyo y solidaridad para:

Después de los acontecimientos del pasado 23 de junio del presente año, muchas comunidades de la Sierra Sur y la Costa de Oaxaca nos vimos afectados por el sismo, ante esta situación las comunidades que formamos parte de la Unión del SICOBI, estamos buscando canalizar apoyos para poner en marcha tres programas emergentes y de resguardo:


1. Seguridad en granos básicos, lo que implica establecer 6 centros de acopio directamente en las comunidades socias para abastecer a las familias afectadas y que así lo necesiten.


2. Movimiento para la apertura y rehabilitación de caminos, que implicará la compra de combustibles y el pago de empleo temporal comunitario para las labores de limpieza y apertura que se requieran.


3. Autoconstrucción de vivienda, que implica la rehabilitación del aserradero comunal de San Juan Ozolotepec y el generar madera habilitada para rehacer techos y paredes, así como un primer diseño de pies de casa familiar.


Ayúdenos a ayudar, realmente se necesita…
Para recibir sus apoyos y donativos estamos abriendo las siguientes cuentas bancarias y centros de acopio.




GAIA, A.C. (en esta cuenta es posible
otorgar recibo de donativo)
Banco:
Banorte
Número de cuenta: 0840705242
Clabe interbancaria:
072610008407052424
Nombre: Grupo Autónomo para la
Investigación Ambiental, A.C

SICOBI, A.C.
Banco: 
Banorte
Número de cuenta: 0493949170
Clabe interbancaria: 072610004939491706
Nombre: Sistema Comunitario para el
Manejo y Resguardo de la Biodiversidad de
Oaxaca A.C.

CENTRO DE ACOPIO
Calle Gerardo Varela No. 300,
Col. Lomas del Crestón,
Oaxaca de Juárez, CP. 68024, TEL. (951) 50 11 781.
Cel. 9511152845 y 9511156673


Día Estatal del Maíz Nativo

San Raymundo Jalpan, Oax., 26 de septiembre de 2019.- Debido a la importancia que tiene el maíz en la alimentación oaxaqueña, el Congreso local aprobó que el 29 de septiembre de cada año se conmemore al maíz nativo y se comprometa a las autoridades estatales y municipales a realizar acciones para generar conciencia sobre su protección y conservación.

Lo anterior a iniciativa del diputado por Morena, Horacio Sosa Villavicencio, quien solicitó que su propuesta se considerara de urgente y obvia resolución —lo cual fue avalado—, con el fin de que este próximo domingo se pueda celebrar el primer Día Estatal del Maíz Nativo de Oaxaca.

El legislador expuso que el maíz junto con el frijol y la calabaza, aportan alrededor del 75 por ciento de la ingesta de calorías de la población rural, convirtiendo en el cultivo más importante para el pueblo oaxaqueño y parte fundamental de su cultura y tradiciones.

“Para el pueblo mexicano, el maíz tiene un significado profundo, pues conlleva aspectos culturales, religiosos, estéticos y de organización económica, política y social. El maíz, para muchas comunidades indígenas, representa no solo su base alimentaria, sino el vínculo comunitario, territorial y de origen”, dijo en su exposición de motivos.

El diputado por Morena, explicó que de acuerdo con el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, Oaxaca tiene la reserva genética más importante de la especie, al conservar 35 razas de maíces distribuidos en las ocho regiones del territorio, lo cual representa el 70% de las razas existentes en todo el país.

Sin embargo, el grano enfrenta diversas dificultades, entre ellas la amenaza de los maíces transgénicos que entran al país provenientes de Estados Unidos, mediante los tratados de libre comercio signados con las naciones vecinas del norte. “En Estados Unidos, la tercera parte de su producción es de maíz modificado genéticamente. México, entonces, está siendo inundado de maíz transgénico”, sentenció.

Por lo anterior, aseguró es necesario realizar acciones que garanticen la protección de este legado milenario, que representa un elemento fundamental en la soberanía alimentaria de los pueblos de Oaxaca, así como celebrar a quienes con sus propios recursos mantienen las variantes nativas del maíz.

Con los argumentos anteriores se estableció que cada 29 de septiembre, no sólo se conmemore el Día Estatal del Maíz Nativo de Oaxaca, sino que también se implementen acciones para su conservación en beneficio de quienes menos tienen y que ven en este grano la posibilidad de alimentar a sus familias.

fuente: http://www.zonaroja.com.mx/

Jornaler@s Agrícolas en medio del COVID-19

Representantes de jornaleros agrícolas y defensores de derechos humanos expusieron que miles de estos trabajadores y sus familias sobreviven a la pandemia de Covid 19 en los campos de cultivo, sin las mínimas condiciones de salud y cuidados médicos.

Abel Barrera, recordó que para los jornaleros agrícolas del sur del país, no hay posibilidad alguna de quedarse en casa durante la pandemia, y cuando eso ocurre lo hacen en condiciones deplorables.